¿Qué objetivos persigue el programa Green Campus?

Green Campus pretende potenciar la educación para el desarrollo sostenible y la gestión y certificación ambiental en Centros Universitarios, congruente en vertical con el resto del sistema educativo, en horizontal y en forma de trabajo en Red con otros Green Campus y, de modo transversal, con su entorno social, local y global.
Green Campus, además, propugna y facilita una perspectiva internacional global, en lo ecológico, económico y social, no como un “añadido” optativo posterior, sino como un “prenotando” irrenunciable de todo el proceso.
Más concretamente sus objetivos se centran en: 
a)    Aplicar de forma progresiva la adaptación consensuada de la metodología de Ecoescuelas al ámbito universitario, ya sea en su conjunto o comenzando por determinadas áreas topográficas y/o temáticas, dentro del campus. Ello, tanto en su dimensión académica y administrativa como, progresivamente, en su dimensión residencial de alojamiento, restauración, deportiva y cultural.
b)    Articular y visualizar, en su oferta educativa, el compromiso adquirido por la Universidad en su ideario o política ambiental, en favor de un desarrollo más sostenible y equitativo o, en su caso, estimulando su formulación. Ello, comenzando por dar ejemplo en sus propios comportamientos corporativos y dando cuenta de sus esfuerzos y logros en su Memoria de Responsabilidad Social Corporativa.
c)    Proporcionar un reconocimiento y valor añadido a lo que ya se está haciendo, a través de un símbolo,  la Bandera Verde, que constituye para más de diez millones de estudiantes en el mundo, un estímulo para continuar trabajando y mejorando, así como, para constituirse como un ejemplo y efecto demostración ante terceros.
d)    Implicar al conjunto de la comunidad universitaria en la mejora ambiental del campus o facultad, que participa en el programa.
e)    Desarrollar un plan de acción específico para cada campus o facultad, a partir de una metodología común, que facilite la cooperación, convergencia y comparabilidad de los resultados y buenas prácticas, no tanto de forma ocasional o accidental, sino de modo habitual y estructurado. 
f)    Trabajar en Red con otras universidades, en especial las Green Campus, tanto a nivel nacional como internacional. En este sentido cientos de universidades crean y aplican excelentes programas en favor de la sostenibilidad, que son complementarios, comparables o convergentes con los de Green Campus. No pocas de ellas, se agrupan en asociaciones que se reúnen anualmente, discuten e intercambian experiencias. 
Lo que Green Campus aporta como valor añadido, es la posibilidad de una congruencia y convergencia de dichos esfuerzos con los del resto del sistema educativo, con el consiguiente acercamiento a la problemática ecológica, económica y social de las comunidades en las que la universidad se integra. Además y no menos importante, Green Campus ofrece una metodología probada y una creciente implantación a nivel mundial, que facilita los intercambios cooperativos, diferenciándose de otros planteamientos extendidos en este campo, más costosos, competitivos y/o elitistas.
g)    Por último, en un momento de crisis y descenso de alumnos y recursos, que incitan a la obtención de ventajas competitivas temporales, Green Campus pretende aportar  unas ventajas cooperativas permanentes,  así como un nuevo concepto de calidad global sostenible y de excelencia, más transcultural y diferenciado en sus atributos de un enfoque clásico de calidad total.