Testigo del cambio global del medio ambiente

El nacimiento de los cambios globales

Cuando el agotamiento de la capa de Ozono fue detectado en las Regiones Polares, en 1985, el mundo lo entendió como una amenaza global de carácter medioambiental, directamente ligada a la actividad humana. En 1991, se enviaron expediciones científicas a Kiruna, ciudad septentrional de Suecia, y a Sodankyla y Utsjoki, en Finlandia, con el objetivo de evaluar la magnitud del problema y medir su evolución.

Jóvenes como enviados especiales

Impulsado por estos acontecimientos, Philipppe Saugier, un entusiasta e idealista joven francés, fundó el Proyecto Ozono, enviando tres misiones juveniles al Norte para monitorizar e informar sobre el trabajo de los científicos. En esta serie de visitas de campo y entrevistas a expertos, trató de comprender completamente el problema de la capa de Ozono y de informar a un público lo más amplio posible en tiempo real. Alemania, Dinamarca, Finlandia, Francia, Letonia, Noruega, Polonia y Suiza fueron los primeros en desplazar a “jóvenes enviados”.

El nacimiento de Internet

El cambio también estaba en marcha en la industria de las comunicaciones. Las cosas que hoy son fáciles hace apenas 25 años eran complejas y requerían mucho tiempo. Internet y los correos electrónicos ya existían, pero no estaban disponibles para el público en general, y en su mayoría su uso estaba limitado a Centros de Investigación y Universidades. En Dinamarca, la Universidad de Copenhague se convirtió rápidamente en el punto focal de la comunicación internacional entre los jóvenes corresponsales y los equipos locales. Los equipos locales llevaron a cabo misiones y entrevistas para investigar más a fondo cómo la "cuestión del ozono" estaba profundamente arraigada en nuestra vida cotidiana.

Fusión con el programa Fundación para la Educación Ambiental

También hubo un cambio en la industria de la comunicación. Algunas cosas que hoy en día resultan fáciles, hace tan sólo 25 años eran complejas y requerían mucho tiempo. Internet y los correos electrónicos ya existían, pero no estaban disponibles para el público, en su mayoría se limitaban a los centros de investigación y universidades. En Dinamarca, la Universidad de Copenhague se convirtió en el punto focal internacional para la comunicación entre los jóvenes enviados y los equipos locales. Los equipos locales llevaron a cabo las misiones y entrevistas para investigar en profundidad la “problemática del Ozono”, tan arraigada en nuestra vida cotidiana.

Jóvenes Reporteros para el Medio Ambiente hoy

La coordinación global de los Jóvenes Reporteros para el Medio Ambiente se trasladó, desde la oficina de FEE en París a la oficina central de FEE Internacional en Copenhague. En diciembre de 2014, más de 30.000 estudiantes y 7.500 profesores de 30 países (¡y subiedo!) estaban involucrados en Jóvenes Reporteros para el Medio Ambiente. Más de 5.000 fotos y 2.700 artículos hasta el momento han sido presentados en tres categorías: artículos, fotografía y vídeo. Nueve ganadores internacionales son elegidos cada año. Para obtener más información acerca del origen de YRE, puedes acceder a este vídeo presentado por Philippe Saugier (el creador de Jóvenes Reporteros para el Medio ambiente) y Pedro Marcelino, uno de los primeros estudiantes de YRE (Misión Antártica, 1996).