Metodología

El programa propone una metodología, inspirada en la del Programa Ecoescuelas de la FEE, aunque adaptada y adaptable de forma personalizada al ámbito y problemática universitarios, procurando integrar lo mejor de las experiencias previas locales existentes  y que se estructura en las siguientes siete etapas:

ETAPA 1: Comité Ambiental

El primer paso consiste en constituir un Comité Ambiental,  con representación del alumnado, profesorado, personal directivo, administrativo,  mantenimiento, etc., pudiendo contar con representación de responsables municipales o de alguna asociación legal, que el propio Comité considere conveniente.
Es importante que el comité se inserte en la estructura organizativa de la universidad, por ejemplo, en el Consejo Universitario. El Presidente de este comité debe tener acceso a la toma de decisiones sobre la gestión ambiental del campus o facultad. El órgano de gobierno debe aprobar la existencia de este comité y comprometerse a adoptar algunas de las acciones propuestas por el mismo. Es preferible que una mayoría de los miembros del comité pertenezcan alumnado.

ETAPA 2: Ecoauditoría

Cada Comité Ambiental coordina la realización de un análisis de la situación de partida en materia ambiental del campus y su entorno, mediante un cuestionario de ecoauditoría, proporcionado por ADEAC, Esta auditoría ambiental permite detectar el punto de partida y analizar las necesidades y consiguientes prioridades ambientales, de modo que contribuya a la posterior elaboración y puesta en práctica de los planes de acción. Dicho análisis también permitirá la detección de buenas prácticas, que ya se estén llevando a cabo así como los principales impactos que genera la universidad y consiguientes medidas a adoptar.
En aquellos casos en que el centro ha realizado ya por otros medios un diagnóstico reciente semejante, se procura validar y/o complementar, procurando no duplicar esfuerzos, los datos y/o conclusiones de dicho diagnóstico.

ETAPA 3: Plan de acción

Tras la evaluación de los resultados de la auditoría ambiental, el Comité elaborará anualmente un Plan de Acción, en el que se establezcan los objetivos, la metodología a aplicar, los recursos disponibles, las personas responsables y, en su caso, una temporalización, para la puesta en práctica de acciones e iniciativas, que supongan una concienciación y mejora del centro y de su entorno social, económico y ambiental. 
Este plan debería ser coherente con la política de sostenibilidad del centro, que se supone conocida por toda la comunidad universitaria, o, si ésta aún no estuviera formulada o difundida, estimular su redacción y aplicación. Al igual que en el caso de la auditoría, si existe ya un Plan de Acción previo, que se haya mostrado eficaz, éste debe constituirse como elemento esencial de partida siempre enriquecible.
El programa debe integrarse progresivamente, en los currícula de los distintos departamentos o cátedras y en algunos ámbitos de investigación, de forma que se generen soluciones aplicables a las problemáticas ambientales detectadas. Asimismo, debe procurar extender su influencia al ámbito de los posgrados y de la colaboración Universidad-Empresa. 

ETAPA 4: Declaración  del compromiso ambiental

Se debe redactar una Declaración Ambiental, que recoja los compromisos ambientales adquiridos por la Universidad, campus o facultad participante. En el caso de existir una Política de Sostenibilidad o un plan de gestión ambiental, la declaración reunirá, a modo de resumen, los elementos que se estén trabajando dentro del Programa Green Campus. Este documento debe ser de fácil lectura y estará disponible en la web y otras instancias de la universidad, junto con el contacto del Comité Ambiental.
Es conveniente remitir este documento a las empresas y proveedores, que trabajan con la universidad implicada en el programa, así como a Ecoescuelas de secundaria locales, cursos de postgrado, asociaciones de antiguos alumnos, etc.

ETAPA 5: Asesoramiento y evaluación continua

Es necesario establecer mecanismos de control del grado de cumplimiento, a lo largo del proceso, de los objetivos del Plan de Acción definido por cada centro, ya sean de carácter cuantitativo, mediante análisis de objetivos, como la reducción de los consumos, o bien  cualitativos, como el nivel de participación e implicación del alumnado en las diferentes acciones.  Ir verificando el grado de cumplimiento de los objetivos propuestos servirá para motivar a los participantes del programa.
ADEAC procura, en especial en quienes inician el proceso, establecer un “acompañamiento” y fomento de intercambios con otros participantes.

ETAPA 6: Información y comunicación

Constituye un elemento esencial para un funcionamiento adecuado del Programa, que exista una comunicación de las acciones desarrolladas, tanto a nivel interno como con otras facultades o centros que participen en el programa, así como con el conjunto de la comunidad educativa, fomentando el intercambio de experiencias y buenas prácticas.
 Esta cooperación en Red es extensible a nivel internacional, con otras universidades que participan ya en Green Campus de Irlanda, Portugal, Letonia, o Islandia a las que, previsiblemente, se unirán muy pronto otras procedentes del resto de los 52 países en que la FEE desarrolla Ecoescuelas.
Es interesante organizar actividades en los días de celebraciones internacionales, tales como el Día de Medio Ambiente, en los que pueden confluir varias universidades y conseguir un mayor impacto mediático. La población local también debe estar informada de estas actividades y se debe fomentar su participación en ellas.
Si existe un departamento de comunicación en la Universidad, éste debe participar activamente y utilizar los canales de los que disponga, para difundir las actividades y objetivos del programa.

ETAPA 7: Evaluación final

De forma complementaria y congruente con la evaluación continua desarrollada, se redactará una memoria síntesis, que recoja el grado de cumplimiento de los distintos objetivos y acciones propuestas.

 

Nota: Previamente al comienzo de la aplicación de la metodología del programa, existe una fase de preinscripción, en la que un miembro de la Universidad se interesa por el programa, y se pone en contacto con ADEAC.  ADEAC facilitará los materiales necesarios y se reunirá con dicho responsable de la Universidad para formalizar la inscripción de la Universidad o de determinados centros o facultades, en el programa Green Campus.